Para reflexionar

¿Qué espero de la vida?: Tan sólo que me de alegrías y que mis sueños se hagan realidad, que al final de mi vida pueda contemplar todo el bien que pude hacer, que sea perdonado si hice mal y que Dios me permita estar junto a El. Rcl
Kanacri - Abogados
Guiaempresas.COM

Contáctanos

Testimonios

Testimonio de Patti Torres Fredes, voluntaria de MSAPatti ha participado en el encuentro de formación del voluntariado este fin de semana, 27, 28 y 29 de Mayo en Lo Vàsquez.

“Ya de vuelta a Talca! Con el ❤️llenito… Es imposible no sentirme afortunada de haber llegado a esta hermosa fundación, integrada por este grupo de personas que los mueve la vocación de servicio, y entregan parte de ellos, parte de sus vidas a la misión. Ellos a quienes no conocía, y que difícilmente en otras circunstancias me los habría topado, me recibieron con brazos abiertos y acogedores, y ahora ya se están convirtiendo para mí, en personas a las cuales admiro y por las cuales siento gran cariño,💕aquí una demostración más de que los planes de Dios son perfectos en mi vida!🙌🏻
Agradecida de Dios y de cada una de estas personitas, por todo lo vivido este fin de semana!🙏🏻#MisiónSolidariaÁfrica @ Seminario San Rafael”.

 

Carta de Soledad Barria, luego de haber misionado en Mozambique junto con su esposo Fernando. 

Soledad y Fernando estuvieron en Mozambique en el pasado mes de noviembre.

“Quiero agradecerles infinitamente de corazón a cada uno de ustedes por apoyarnos con esta extraordinaria experiencia.

Lo vívido en tierras lejanas y a veces olvidadas por las personas, sólo nos recuerdan la importancia de la vida, de los valores y de nuestra formación cristiana.

Cada uno de los voluntarios y participantes de esta Fundación (MSA), que con constancia  y dedicación han logrado llevar un proyecto maravilloso a tantas personas necesitadas, que lo han visto como su regalo más atesorado, el cual les permitirá valorarse como personas, ser reconocidos y valorados en su comunidad, así como también, les entregará las herramientas necesarias para tener una mejor calidad de vida junto a su familia.

No existen palabras para describir su felicidad y aprecio frente a este trabajo educativo, solo bastaba ver sus caras regalándonos sonrisas, un canto o simplemente un aplauso para agradecer el tiempo y dedicación de los voluntarios profesionales.

Personalmente, me tomé minutos en silencio en varias ocasiones sólo para meditar, agradecer y recopilar en mi memoria y corazón esa gratitud infinita.

“Ellos son felices con tan poco”….

Sólo agradecer a Dios, a la vida, a mi esposo Fernando por su apoyo incondicional, y a ustedes por no bajar los brazos sólo por estas personas que realmente esperan mucho más de la humanidad.

Es largo el camino que queda por recorrer, pero es más grande y hermoso el grano de felicidad en sus vidas que estamos aportando, que los hacen creer en sus sueños y los llenan de esperanzas.

Esperamos como matrimonio de corazón, regresar pronto a terminar lo que comenzamos,porque nunca es suficiente”.

Cariños, Soledad Barria (voluntaria de MSA).

    

 
——————————————————————————
 
Marta Isasi Barbieri (Voluntaria de MSA)

Impresiones del Encuentro del Voluntariado realizado el sábado 29 de Agosto en la ciudad de San Felipe – Chile.

20150502_151512 - copia

“Compartir entre voluntarios que han ido a África junto a su fundador el padre y amigo Ricardo Cáceres Lamas me motiva, es sentir esa pertenencia y el ser parte de esta familia MSA. Lo importante que quien nos une está por encima de todos nosotros y es JESUS!!!. Eso es lo que a mí me congrega y me hace sentido el estar aquí y no en otra fundación, además siento que la Eucaristía es nuestro sello que marca la diferencia de otros grupos que también se reúnen torno a obras sociales.”

———————————————————————————–

Mariela Castro Rojas (Chilena). Voluntary of MSA

Teacher of kindergarten

Translation: Janet Holt (EE.UU:)

Mariela Castro Rojas 1Mariela Castro Rojas 2

“A profession should not only be a means for making a living, but also the exercise of a social mission” (St. Alberto Hurtado).

Many times one goes through life thinking that by helping those nearby one has fulfilled their obligations.  However, in learning about the fine work of MISIÓN SOLIDARIA ÁFRICA (MSA. Solidarity Mission Africa). I have had the opportunity to meet amazing people, expand my horizons, and feel Christ calling us to see Him in the most needy and to work for these people in concrete ways.

Deep in my heart, I know that being part of MSA has allowed me to pay back the many blessings that the Lord has given me, to appreciate the means we have in our country to educate, especially in the area of kindergarten.  Through the sessions we have had, we learn more about the realities of the African people, their needs, and their strengths, and that is why I am convinced we volunteers can contribute a lot in the fields of health, leadership, and basic education.  The latter is what enables countries to progress with confidence.  It is satisfying being part of a group of diverse personalities and professions, all motivated by the same spirit, the spirit of Jesus Christ. 

In December of this year a new mission will begin in Mozambique for our MSA group, comprising 5 volunteers, of which, by the grace of our Lord, I will be a member.  Obviously there are many fears one has, however for me personally what worries me the most is the language, a fundamental tool for my work, but I have faith that all will turn out well if we fill our work with the Holy Ghost.  Why fear? What one receives is grand and amazing.

Being part of MSA, and traveling for a month in Mozambique is a gift I receive with great humility.  To me it represents a chance to thank our Lord for the many blessings He has given me and to professionally contribute through missionary service to the local Church and collaborate to the common societal good, as Father Alberto Hurtdao describes in his writings.

 _____________________________________________________

María Silvina Sale (Argentina). Voluntaria de MSA.

Odontologa de profesión.

CIMG9690 - copiaCIMG9674 - copiaCIMG9725 - copia

Silvina nos cuenta su experiencia de servicio entre los pobladores, «para Semana Santa me fui con el grupo San Pablo a misionar a las Vallas, hicimos casi 7 hs desde la base del cerro caminando y a caballo, una población muy pequeña, y llevamos alimentos, vestimenta, y todas las ganas de compartir y atender a esa gente». Las fotografías testimonian y hablan por sí mismas del trabajo realizado en un lugar distante y aislado de la ciudad.

Recordemos una entrevista anterior en donde nos decía: «Misionar en lo personal no es una meta, no es algo a cumplir y pasar a otro objetivo; misionar es hacerlo siempre día a día donde me encuentre. Dios me llama, me habla al oído, me despierta en sueños y aprendí a escucharlo en el silencio en la oración. África fue un despertar de un hermoso sueño hace casi un año atrás y me desperté muy conmovida al respecto».

_______________________________________________

Voluntaria Chilena, Natalia Cerda

Después de la experiencia vivida como voluntaria en este verano 2013 en Mozambique (África), debo decir que soy una persona nueva. Aún me encuentro integrando cada una de las emociones y diversas sensaciones que esto generó en mí. He reflexionado dos cosas al llegar a Chile: «acostumbrados a quejarnos por todo y a vivir pensando en lo que no tenemos».

Increíblemente, en Mozambique, los niños y jóvenes no viven quejándose aun cuando tienen muy poco. Sólo viven con lo justo y necesario. Su día a día es lleno de grandes regalos simples que la vida les entrega. La experiencia fue maravillosa y encantadora. Sin duda, tengo el corazón más grande y lleno de mucho amor. Amor de Dios que me acompañó en algunos momentos difíciles en los que debí enfrentarme a mí misma. Además, de poder servir donde realmente se necesita, reconfirmando mi fe y el encuentro con Dios, quién me acompañó en aquellos días, cuando no entendía muchas cosas.

Mozambique en general es un país pobre que lucha cada día por su bienestar social y desarrollo económico. La mayoría de la población vive de manera muy simple, sobre todo aquellos que están en las zonas rurales del país: sus viviendas son de material ligero y tienen pocas comodidades. Las labores de casa son repartidas entre todos los miembros de la familia, incluyendo los niños (as), que tiene tareas muy específicas según su edad: captar agua, ayudar en la huerta, lavar ropa, barrer, organizar la casa, etc. Las niñas adolescentes, tienen como deber cuidar a sus hermanos (as) más pequeños (as), cocinar y hacer todo lo que corresponde para tornarse en una joven mujer.

La educación es obligatoria en el país, y todos los niños y jóvenes tienen derecho a estudiar. La cualidad de la educación es un «desafío país», así como la construcción de escuelas para que todos puedan alcanzar las mismas oportunidades. Por otra parte, un desafío prioritario es aumentar los puestos de trabajo, para hacer frente al grande índice de cesantía.

Con todas las dificultades que se pueden encontrar, las personas en Mozambique son muy alegres, solidarias, sencillas, esforzadas y felices. En Chile, en cambio suele suceder lo contrario: nos cortan el agua y alegamos, hace calor y nos quejamos. Se vive ambicionando lo mejor. Y ¿te has preguntado si eres feliz con todo eso? Nunca estamos conformes.

Hacer un voluntariado por un mes, viviendo África en persona, no es lo mismo que verlo en la televisión. Esta experiencia me ha ayudado a cuestionar y valorar muchas cosas que antes no le daba importancia. Aprendí mucho. Hoy puedo decir, «que lejos es una maravillosa experiencia que te enseña tanto a recibir como entregar amor».

 

Natalia Cerda Escobar

Profesión: Fonoaudióloga

Participa del voluntariado desde 2012.

 

____________________________________________

 

 

Voluntaria chilena, Catalina Cabrera Reyes

Catalina Cabrera es voluntaria misionera de «laicos por la vida y la educación». De profesión psicóloga, realiza la experiencia de voluntariado en la Escuela Salesiana Domingo Savio, Inharrime, provincia de Inhambane, Mozambique.

Llegó a Mozambique el 27 de Diciembre, 2012, con el grupo de voluntarios destinados a trabajar en el Distrito de Moatize, provincia de Tete. Luego de misionar en diversas aldeas de las  misiones de la parroquia de Moatize y Zóbwe, fue destinada a trabajar en la localidad de Inharrime, donde los salesianos tienen una escuela profesional. Este lugar queda a 500 km al norte de la capital de Maputo.~

Catalina en breves palabras nos cuenta lo que ha sido su experiencia en estos dos meses en Mozambique. Más adelante nos seguirá escribiendo para contarnos como se va desarrollando su voluntariado en medio de los jóvenes.

 

Hablando  desde el corazón

«En este mes y medio de voluntariado en distintas comunidades de Mozambique, lo que más me conmueve y agradezco a Dios es lo  tan,  pero tan, AMADA que me siento.

En esta maravillosa tierra, he sentido con más fuerza el amor de Dios, tal vez porque estoy más receptiva  y/o bien porque aquí  siento  que es  más desbordante  la gratuidad de su amor y por eso es imposible que pase desapercibido.

En cada lugar dónde voy, he encontrado belleza y armonía,  veo siempre mil detalles,  grandes y pequeños que me hacen alegrarme y sentirme  profundamente afortunada.

Las personas de la comunidad, me tratan como si nos conociéramos, son acogedores, cariñosos y amables.

Los sacerdotes y hermanos salesianos te reciben con un inmenso cariño, abiertos a compartir contigo, aceptarte, quererte y  apoyarte. Te tratan con un inmenso valor, haciéndote sentir que el venir a trabajar acá fue el mejor regalo que pudiste traer.

Agradezco a Dios la oportunidad de estar en Mozambique, pues me permite recordar  con más fuerza y a cada instante, lo que vale mi vida y me permite poder decir con todo el corazón ¡Qué bueno es haber nacido!»

Catalina Cabrera Reyes, Psicóloga

Nacionalidad chilena

 

 ——————————————————————————

 

Entre el 26 de diciembre del 2012 y 26 de enero de 2013 un equipo de voluntarios de Misión Solidaria África (MSA) estuvo trabajando en Mozambique (África), entre los jóvenes que la congregación salesiana atiende (Visitatoria María Auxiliadora), específicamente en el Distrito de Moatize, Provincia de Tete. En las villas de Moatize, Zóbwe, Nkondedzi y Kambulatsitsi.

Entre ellos, habían personas que sirven en nuestra Diócesis, ellos son: Hermana Cristina Navarro, religiosa de la Comunidad Cristo Resucitado de Viña del Mar; Catalina Cabrera (psicóloga). Trabajó varios años en la pastoral de la parroquia D. Bosco, Valparaíso; Felipe Repetto (ingeniero). Trabajó como catequista en la Parroquia de Reñaca, Viña del Mar. Ahora participa en la parroquia de Vitacura de Santiago; Natalia Cerda (fonoaudióloga), trabajó varios años en la pastoral salesiana en Santiago; y  Ana Mariela Araya (asistente jurídica), de la Parroquia Nuestra Señora de los Desamparados de Quillota.

El viaje se gestó, porque ellos forman parte del equipo de voluntarios misioneros de Misión Solidaria África, cuyo responsable es el padre Ricardo Cáceres Lamas, Salesiano que está en Mozambique hace 15 años. Esta agrupación es de laicos comprometidos realiza un trabajo de evangelización desde el año 2008-2009, en el ámbito de la educación.

A continuación el relato de la experiencia vivida por Mariela Araya de la Parroquia Nuestra Señora de los Desamparados de Quillota en las Aldeas del interior del Distrito de Moatize, provincia de Tete (Mozambique).

Quiero contarte que en este tiempo de Misión han pasado muchas cosas. Hemos sido testigo de situaciones muy precarias. El portugués fue fluyendo al paso de los días, pero estuvimos en lugares donde hablan ¨xinyanja¨ y “xinyungue” (provincia de Tete)  y eso fue como estar en un lugar sin que nadie nos pudiera entender.

Aun así, los jóvenes y niños te sonreían y miraban de una manera muy significativa…con curiosidad por ser blancos, con ternura y a veces algo desconfiados, pero igual finalmente sonreían. Los bebés lloraban al vernos.

Dimos formación a 103 jóvenes de las localidades de Moatize, Zóbwe, Nkondedzi y Kambulatsitsi. La mayor parte de la población no tiene agua potable y capta agua en pozos o en los ríos. En la mayor parte de los lugares que trabajamos consumíamos agua de pozo (agua férvida o filtrada). También existe falta de energía eléctrica, y en los lugares que había, funcionaba con dificultad. La higiene es un gran desafío para la población, debido a la falta de medios, recursos. Hay falta de medios de trasporte para recoger la basura en las villas. En el interior la basura se quema. Los insectos (mosquitos, moscas y otros) se multiplican por el agua acumulada producto de las lluvias, las altas temperaturas y falta de limpieza en algunos lugares, y todo esto se traduce en un gran potencial para la multiplicación del mosquito transmisor de malaria.   

Lo que más nos asombró, fue que no comen con cubiertos. Estuvimos impactados el primer día que llegamos. Fue difícil al principio entender los propios hábitos de su cultura.   

Los jóvenes que formamos eran animadores de los oratorios. Cada día llegaban muchos niños acercándose en algunas ocasiones a 600. Es increíble la cantidad de ellos. Muchas adolescentes llegan con sus hermanitos en la espalda ya que deben cuidarlos, porque sus madres y hermanos mayores deben trabajar en la machamba (huerta) para llevar el alimento diario. Así los pequeños juegan y corren con ellos a cuestas…

Llovió mucho. Un día, caminamos por sus casas y eran verdaderos ríos, no hay veredas. Nos impactaba mucho al ver niños menores de un año piluchitos jugando con el barro. Para ellos somos novedad…  es raro porque nos sentíamos muy observados por ser de distinto color.  Allá debíamos ir a buscar agua al pozo, situación poco habitual para nosotros.  Una señora con su bebé durmiendo en la espalda nos ayudó a llenar el bidón de 20 lts que no lo pudimos trasladar. Ella lo tomó y lo acercó a la puerta que estaba a unos 10 Mt (metical, moneda de Mozambique) Nos sentimos débiles. Su fuerza era admirable. No solo por ayudarnos con el agua, sino por la fortaleza diaria de vivir cada día.  

Después de esto, debemos decir que estamos realmente en la Gloria en Chile por cada una de las posibilidades que tenemos de vivir un poco mejor. Acá, estamos acostumbrados a reclamar, quejarnos por todo y vivir pensando en lo que no tenemos. En cambio podríamos agradecer lo que sí tenemos.  Una de las cosas más importante fue que aún a pesar de las dificultades, el verdadero lenguaje del Amor de Dios nos acompañó. Caminamos en esta experiencia junto con él. Y dimos a conocer que existe, que está vivo y que nos ama profundamente. Estamos realmente enriquecidos en espíritu y amor.

Voluntaria chilena, Ana Mariela Araya

Asistente Jurídica

Parroquia Nuestra Señora de los Desamparados de Quillota

___________________________________________________

Carolina Herrera. Voluntaria desde 2009.

Mi experiencia comienzo describiéndola como MARAVILLOSA Y ENCANTADORA, cuando se nos presento ésta  oportunidad no la pensamos mucho, sólo escuchamos el llamado del Señor, TODOS LO RECIBEN NO MUCHOS LO ESCUCHAN y el poder concretarlo fue lo mejor.

El relacionarse con niños felices de  no tener mucho, me ayuda a ser más agradecida de lo que tengo cada día, cada momento y poder ayudar en lo que pueda a quien lo necesite.

En áfrica colabore con el Baile, este fue mi medio de comunicación, el idioma nunca lo maneje mucho y al principio eso me atormentaba, pero no fue necesario, mediante el baile pude comunicarme gratamente y logre los objetivos, fui la mejor evaluada por ellos, eso me hace muy feliz.

Cada año tengo más ganas de volver a misionar, todavía no se puede, ya se podrá. A nuestras vidas llego una personita maravillosa, mi hijo Arturito. Mi marido a asistido desde el 2008 y cada vez nos lleva con él, me siento muy feliz de poder ayudar a la distancia en está MARAVILLOSA misión y que este pequeño testimonio te ayude a tomar la decisión de viajar a llenarte de energía, amor, un país donde solo hay sonrisas para recibirte, cariños, lejano, pero su gente es más cercana de lo que piensas.

VEN Y ÚNETE.

  —————————————————————————————————-

Natalia Cerda Escobar. Chilena. Integra el grupo del voluntariado misionero desde 2012.

De profesión Fonoaudióloga, titulada de la Universidad de Valparaíso.

En el año 2000 ingrese al grupo de Confirmación en la Capilla San Luis, Parroquia Sagrada Familia, Macul. Ahí entré a las Comunidades Apostólicas Salesianas (CAS), participé activamente alrededor de 4 años hasta que entré a la universidad. Cuando participé en las CAS como parte del equipo de Oratorios y Colonias descubrí mi gran espíritu y vocación de servicio. Así fue, como cuando al decidir por una carrera profesional opté por una que también incluyera este desempeño a diario. Ser fonoaudióloga integra el poder realizar un trabajo laboral que me apasiona junto con el servicio, entrega y ayuda a quienes más lo necesitan. Mi principal área de trabajo es el Trastorno del Lenguaje Infantil y Secundario a Deficiencia Intelectual.

A diario me entrego profundamente a quienes requieren de un tratamiento de lenguaje, formó parte activa de un gran equipo de trabajo en los lugares en los que desempeño mi profesión y dónde siento que mi aporte puede traspasar fronteras. Así, desde mis inicios en pastoral como Salesiana y ahora como profesional, nace mi inquietud por realizar una misión voluntaria. Así como alguien me dijo…todos son llamados y pocos los que escuchan, soy una afortunada al escuchar este llamado a ser misionera en Mozambique, África.

Así como yo, también puedes unirte a realizar esta gran misión en un lugar que tiene sed de personas como nosotros. Próximamente viajó a realizar misiones a fines de diciembre, siento esta experiencia como un verdadero regalo. Estoy muy contenta y ansiosa por dar y entregar lo mejor de mí. Nunca pierdas el miedo a enfrentar lo que quieres….solo necesitas confiar en ti.

Natalia Cerda Escobar

 ——————————————————————————————–

 V

Voluntaria Linda Poblete
Nacionalidad Chilena
Integra el grupo de voluntariado desde 2010

1.- ¿Cómo fue tu experiencia de voluntariado en Mozambique?

Fue enriquecedora. En términos personales me ayudó a fortalecer mis valores y mi amor a Dios por sobre toda las cosas, abrió un espacio en mí de conocimiento interior que no lo hubiera encontrado en otro lugar. En términos profesionales, me conectó con mis fortalezas, pero más valioso aún con mis debilidades como profesional. Pude ver la pobreza desde una mirada cristiana y no tan materialista como debo verla en mi trabajo diario. Gracias a Dios por la experiencia. Mi vida claramente cambió en 360 grados.

2.- ¿Desde tu especialidad como asistente social cuál fueron las necesidades más urgentes que  descubriste entre los niños y los jóvenes, con los cuáles tuviste contacto? y ¿cuáles son los aspectos positivos que ves en esos niños y jóvenes, mismo en su situación de pobreza?

Como asistente social, entre las necesidades evidentes, me llamó la atención la falta de información por parte de los jóvenes con respecto a sus derechos sociales, en ninguna parte existía algún afiche o cartel que informara sobre alguna reunión en la municipalidad que convocara a los niños y sus familias o a los jóvenes. La información como herramienta es transversal a todas las realidades y educar a través de ella es el vehículo de movilidad social.

En relación a los aspectos positivos, la alegría y ganas de vivir que tienen, es sin duda absolutamente motivador para hacer el trabajo. En términos profesionales, la disposición de los jóvenes a recibir información apoyó cada clase, el interés que demuestran en temas nuevos. Si esto se potencia, claramente podrán autogestionar sus propias redes al interior de su comunidad.

 

Voluntario Felipe Repetto
Nacionalidad Chileno
Integra el grupo de voluntariado desde 2012

Participar en este grupo de voluntariado misionero es una gran oportunidad para transmitir fe, esperanza y caridad en otros lugares, realidades y culturas muy distinta a la propia. A partir de la experiencia de don Bosco, se abre una verdadera posibilidad de entregarse sin otro interés que ir en ayuda de jóvenes y comunidades para que descubran a Dios en sus actividades del diario vivir, intentando siempre dignificar y fortalecer sus vidas íntegramente.

 

Voluntaria María Silvina Sale
Nacionalidad Argentina
Odontóloga. 
Experiencia profesional de servicio de odontología en “lugares de frontera”. Integra el grupo voluntarios desde 2011.

1.- Que ha significado para Ti estar participando en un grupo de voluntariado misionero y sobre todo que está fuera de tu país?

Participar con un grupo de misiones fue poder palpar que más allá de la distancia, fronteras y continentes siempre nos encontramos con personas que vibran en similar sintonía; en este caso seres con espíritu cooperador de servicio. El servicio a los demás a través del amor de Dios. Viajar a Chile para los encuentros es una caricia a mi alma.

2.- Cuáles son tus sueños, proyectos, ideales al querer ir a misiones? Sientes que es una llamada del Señor ir a misiones o es una meta como tantas otras?

Mi mayor sueño en este paseo por la vida es poder dejar una huella de amor. Amor a Dios y a nuestro prójimo. El poder despojarme de todo lo que nos esclaviza en el mundo es lo que me permite siempre re-encontrarme con mi verdadero Ser, un Ser puro, leal y así poder brindarme a los demás.

Misionar en lo personal no es una meta, no es algo a cumplir y pasar a otro objetivo; misionar es hacerlo siempre día a día donde me encuentre. Dios me llama, me habla al oído, me despierta en sueños y aprendí a escucharlo en el silencio en la oración. África fue un despertar de un hermoso sueño hace casi un año atrás y me desperté muy conmovida al respecto.

3.- Qué le dirías a los jóvenes que andan buscando un sentido en su vida o a aquellos que andan buscando realizar experiencias nuevas?

En mi humilde experiencia les diría a los jóvenes que nos se distraigan con el mundo, el mundo va muy rápido nos atropella sin dejarnos pensar demasiado.

Encontrar un sentido a la vida es todo lo contrario: Es detenerte, silenciar la mente y el espíritu para poder escuchar a Dios. Él siempre está presente y nos habla, debemos permitir escucharlo; evitar que nuestra mente se haga dueña y señora de nuestras acciones, sino dejar actuar al corazón el motor de  nuestras vidas. Alimentar el espíritu a través de la oración y la Eucaristía; es exactamente en ese estado donde te irás encontrando a vos mismo y con lo que sientas que tiene sentido en tu vida es allí donde todo lo que surja a experimentar estarás seguro que caminaras por la senda correcta.

 

Voluntaria Beatriz Olivares
Nacionalidad Chilena
Odontóloga. 
Experiencia misionera Mozambique 2011. Participación en el grupo de voluntariado desde 2010.

1.- Cómo persona ¿Qué ha significado tu experiencia de voluntariado? ¿Qué ha significado para ti en el sentido de renuncias, sacrificios?.

La experiencia de voluntariado marcó mi vida absolutamente, ha sido este evento uno de los que me ha permitido valorar lo afortunada que he sido, y tener otra visión respecto a que es lo importante en esta vida. El voluntariado me demostró que lo que consideraba sacrificios no eran tal en comparación a las realidades que pude ver. Y que la vida es más simple de lo que muchas veces creemos. Ha sido la oportunidad para comprometerme más como cristiana y responsabilizarme de esto, ayudando a quienes lo necesitan y siendo una cristiana activa en el compromiso con el prójimo.

2.- ¿Qué cosas fue lo que más te costó asumir en misiones?

Mi experiencia personal fue muy grata, no tuve momentos realmente difíciles, creo que lo que más me costó fue lidiar con las ganas de querer lograr todo rápido y querer entregar recursos materiales a la gente, lograr entender y aprender que a veces una palabra o una enseñanza tiene mucho más valor y es mucho más perecedero que algo material. Entender que las misiones son un proceso continuo que no basta con una sola intervención, hay que hacer un trabajo constante y de monitoreo en el tiempo para lograr entregar un verdadero apoyo a la gente.

3.- ¿Cómo profesional pudiste alcanzar tus objetivos en el trabajo misionero?

Al ser odontóloga, no iba con muchas expectativas de poder realizar actividades de intervención en la gente, por lo que implica en términos sanitarios esta situación. Sin embargo, logré realizar actividades de promoción y educación en salud oral que no pensé tendría la posibilidad de llevar a cabo, lo que fue muy grato para mí. Además de la excelente recepción que tuve por parte de los jóvenes al enseñarles conceptos de higiene y cuidado de los dientes, quienes demostraron gran interés y participación en todas las actividades.

4.- ¿Qué se necesita en estos lugares de misión?

Lo principal es tener las ganas de ayudar, si ese es el norte lo que pueda suceder en cuanto a incomodidades de clima, convivencia etcétera, pasa a segundo plano. También considero importante ser respetuoso con la cultura y la identidad de los pueblos donde se realiza el trabajo misionero.

5.- ¿Qué tipos de personas necesitamos?

Personas comprometidas con los valores cristianos con interés de ayudar a quienes lo necesitan, con capacidad de entrega  y que vean el trabajo misionero como una herramienta de ayuda real en el desarrollo de la gente que más lo necesita.

6.- ¿Qué le dirías ha tantos profesionales sobre el sentido del servicio y la entrega para con los más pobres?

Creo que es fundamental retribuir de una u otra forma la posibilidad que hemos tenido de formación profesional.

Siento que misiones es una herramienta donde realmente se puede ayudar al desarrollo integral de la gente y donde no sólo se enriquece el prójimo sino también uno mismo.

7.- ¿Volverías a misiones?

El espíritu misionero no se agota. Sí, volveré a misiones y además porque creo que el trabajo ya realizado se debe continuar en el tiempo, fue realmente de ayuda a los jóvenes y no debemos descansar sino seguir en esta gran obra.